Estar expuesto mucho tiempo a luz artificial incrementa la obesidad

luz

Los continuos viajes de trabajo, los desórdenes del sueño o, incluso, la contaminación lumínica pueden provocar en los humanos variaciones de los ritmos circadianos –oscilaciones de las variables biológicas en periodos regulares de tiempo.

De hecho, investigadores del departamento de Endocrinología de la Universidad de Leiden (Holanda) han analizado en ratones el efecto de este tipo de contaminación.

Así, han estudiado cómo el aumento de la exposición de horas diarias de luz se relaciona con el incremento de la adiposidad corporal de estos roedores mediante la atenuación del tejido adiposo de color marrón (BAT, por sus siglas en inglés). Los resultados se publican hoy en la revista PNAS.

“Los ratones que fueron expuestos a más horas de luz ganaron más grasa corporal que los expuestos menos horas con las mismas cantidades de ingesta en la dieta”, explica a Sinc Patrick C.N. Rensen, jefe del laboratorio donde se ha realizado este trabajo.

Los investigadores holandeses identificaron las implicaciones detrás de que el mecanismo por el que la grasa marrón o parda de los ratones –un tejido que al metabolizarse se convierte en calor– se vuelva menos activa con la exposición de luz. “Esto provoca que se reduzca el gasto de energía, lo que conduce al aumento de la grasa corporal”, afirma Rensen.

 

 La clave, el reloj biológico

Según el estudio, los procesos descritos que relacionan la luz con la actividad del tejido graso en los ratones tienen su origen en el reloj biológico presente en la mayoría de los mamíferos.

Este reloj biológico se localiza en el núcleo supraquiasmático, un grupo de neuronas presentes en el hipotálamo del cerebro que se comunican con los centros de la grasa parda a través de los nervios simpáticos.

El autor subraya cómo un funcionamiento correcto del reloj biológico en los mamíferos “genera la liberación de noradrenalina por las terminaciones de los nervios simpáticos en los centros de grasa para activar la combustión lipídica”.

Por lo tanto, si el reloj biológico funciona mal, “la liberación de noradrenalina es menor y la grasa marrón se vuelve menos activa”, indica el investigador

Tomado: agenciasinc.es

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

CONTACTENOS

No estamos en todo momento. Pero usted puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?