Consejos para mejorar la configuración del puesto de trabajo en oficinas

puesto_trabajo

La correcta colocación de los elementos que configuran una oficina da lugar a un entorno de trabajo ordenado, cómodo y agradable, que a la vez se traduce también en una reducción de los riesgos laborales potenciales. En el presente artículo técnico, ofrecemos una serie de consejos preventivos de gran utilidad, así como un pequeño listado sobre soluciones ante los problemas más comunes.

DISTRIBUCIÓN DE ESPACIOS EN EL ENTORNO DE TRABAJO

El objetivo a conseguir es disponer del espacio necesario que nos permita movernos con comodidad y sin realizar esfuerzos innecesarios. Es conveniente dejar libre la mayor parte posible del perímetro en contacto con el usuario

Siempre que sea posible, se dejará el espacio de debajo de la mesa libre de obstáculos. Por esto, es aconsejable colocar los archivadores y las cajoneras fuera del perímetro de la mesa y de nuestra zona de mayor movimiento. En este caso, las mesas de cajones móviles resultan más funcionales que las que los tienen fijos.
Otro punto importante es que las mesas de oficinas estén electrificadas. Con ello, se evitan riesgos de accidentes al mismo tiempo que se consigue una mayor comodidad y espacio. En caso contrario, antes de conectar muchos aparatos a una conexión de tipo ladrón se aconseja usar una caja de conexiones, adecuada a la potencia que se vaya a utilizar y, preferiblemente, con toma de tierra para evitar así riesgos de contacto eléctrico.

AJUSTE DE LA SILLA DE TRABAJO

Las regulaciones más frecuentes de una silla típica de oficina son: la altura del asiento del asiento y del respaldo, la inclinación del respaldo y el contacto permanente, entre otras muchas. Es de enorme importancia que el trabajador conozca las prestaciones y la forma de manipular su silla, así de cual es la perfecta postura que debe adoptar a fin de evitar pequeñas molestias o dolores que, en el caso de darse de forma continuada, pueden llegar a generar lesiones. Se aconseja a todos los trabajadores la lectura y la conservación de las instrucciones de uso de su silla diaria de trabajo.

* Regulación de la altura del asiento
Se acciona mediante una palanca que suele estar situada debajo del asiento, generalmente a la derecha. La norma general a seguir es ajustar su altura no teniendo en cuenta el suelo, sino el plano de la mesa de trabajo:

  1. Siéntese en la silla, apoyando la zona lumbar firmemente en el respaldo.
  2. Acerque su silla a la mesa y ajuste la altura hasta que los brazos adopten una posición cómoda para trabajar sobre la mesa. Como mínimo, la mesa debe de quedar a la altura de los codos o un poco más alta.
  3. En el caso de no llegar firmemente con los pies al suelo o notar una presión en los muslos es conveniente solicitar un reposapiés.

* Regulación de la altura del respaldo
Es obligatorio que las sillas dispongan de esta opción en tareas en las que se permanezca sentado usando el ordenador de forma intensiva (más de 4 horas al día o 20 a la semana). La altura del respaldo debe ajustarse hasta conseguir un apoyo cómodo en la zona lumbar de la espalda.

* Regulación de la inclinación del respaldo
La inclinación óptima para el respaldo depende en parte del tipo de tarea que realicemos de forma común. Para las tareas de trabajo sobre la mesa o la atención de visitas es preferible adoptar una posición erguida, disponiendo el respaldo de forma más vertical. Para desarrollar tareas informáticas se suele preferir una posición ligeramente inclinada hacia atrás, con el respaldo un poco abatido.

* Contacto permanente
Mediante este mecanismo, que permite liberar el respaldo, éste se mueve acompañando los movimientos de la espalda. Para que sea efectivo, se ha de regular adecuadamente la fuerza de los muelles que controlan el respaldo, de modo que no quede ni muy rígido ni muy flojo. Esta tensión será proporcional al peso de cada usuario.
Si su silla dispone de respaldo con contacto permanente, busque el mecanismo de regulación (generalmente un tornillo debajo de la parte delantera del asiento) y apriételo o aflójelo hasta que el respaldo quede a su perfecta comodidad, según sus preferencias.

* Otras regulaciones
Algunas sillas de trabajo disponen de otros sistemas. En el caso de poderse regular la altura del reposabrazos, ésta deberá hacerse hasta conseguir una posición con un apoyo cómodo, pero sin estorbar al acercarse a la mesa.
Si su silla dispone de regulación de profundidad del asiento, ésta se efectuará según preferencias personales, pero teniendo siempre en cuenta que la espalda quede completamente apoyada en el respaldo.

DISPOSICION DE LOS ELEMENTOS DE TRABAJO SOBRE LA SUPERFICIE DE LA MESA

En este apartado, atenderemos especialmente a la colocación del ordenador (pantalla, CPU, teclado, ratón…) y los elementos accesorios (teléfono, fax, bandejas portadocumentos, etc.). La distribución de los elementos de trabajo sobre la mesa se realizará en función de las tareas más frecuentes que realizamos para adoptar el mayor tiempo posible las posturas más cómodas.

* El ordenador

En el caso de realizar funciones básicamente informáticas, el ordenador tiene que ocupar el sitio más privilegiado de la mesa, es decir, colocarse en frente del usuario. No obstante, debe disponerse de espacio libre a los lados para poder colocar cómodamente otros elementos. Para la realización de trabajos informáticos intensivos no se aconseja utilizar mesas informáticas de pequeñas dimensiones.

Para una perfecta colocación del ordenador y sus periféricos deberían seguirse las siguientes recomendaciones:

* La distancia entre los ojos y la pantalla no debería ser inferior a 55 cm.
* En el caso de realizar varias tareas (escribir, manipular documentos, atender visitas…), puede colocarse el ordenador hacia un lado, pero siempre de modo que se eviten forzados giros del cuello (superiores a un ángulo de 35º).
* Colocar el teclado de forma que entre él y el borde de la mesa haya una distancia mínima de 10 cm., para permitir un correcto apoyo de las muñecas.
* El borde superior de la pantalla debería quedar aproximadamente a la altura de los ojos. Es desaconsejable colocar la CPU bajo el monitor. En el caso de que la pantalla esté baja, es mejor colocar debajo un soporte firme que se adecue a nuestras exigencias.
* Para leer documentos e introducir los datos en el ordenador, se recomienda el uso de un atril o soporte de documentos, con el objetivo de evitar continuas flexiones del cuello.
* En el caso de apreciar reflejos o deslumbramientos en la pantalla no intentar solucionar el problema cambiando erróneamente de ubicación el monitor, obligándonos a adoptar malas posturas que confluirán en molestias en el cuello y la espalda. Basta con arreglar la fuente del problema, la excesiva o directa luz, con la ayuda de cortinas, persianas, pantallas difusoras o focos de iluminación de contraste en el techo.
* En el caso de disponer de mesas pequeñas (hay un tamaño mínimo establecido de 180×60) o de usar monitores de gran formato se aconseja utilizar sistemas como las bases o bandejas giratorias para el monitor, que permitan quitar la pantalla de en frente del ordenador cuando queramos desarrollar otro tipo de tareas.
* En el caso de que el teclado sea alto, corregir este problema colocando una almohadilla de apoyo para mejorar la posición y el descanso de las muñecas.
· Los zurdos colocarán el ratón en la izquierda y deberán cambiar la configuración de las teclas.
* El ratón debe estar ubicado sobre una pequeña zona despejada, sin elementos que interfieran su libertad de movimiento.

SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS MAS COMUNES

A continuación se citan, a modo de resumen, algunos de los problemas y preguntas más habituales con las que nos podemos encontrar frecuentemente. A modo de manual de consulta rápido, especificamos las posibles causas y soluciones a seguir.

1. La altura de la mesa me resulta incómoda
En el caso de una mala regulación de la altura del asiento, sube o bájalo considerando
su posición respecto la altura de la mesa. Si la mesa tiene una altura superior a 76 cm. solicite una más baja o trate de bajar su altura si dispone de tornillos de nivelación de la base. Actuar del modo contrario si la mesa tiene una altura inferior a unos 70 cm.
 
2. No puedo apoyar bien los pies en el suelo
Si la silla es demasiado grande para el usuario, usar un reposapiés.
 
3. Me suelo sentar en la parte delantera del asiento
Si es posible, intentar acortar la profundidad del asiento. En caso de no disponer de esta opción, solicitar un reposapiés
 
4. No me puedo acercar bien a la mesa porque me estorban los reposabrazos
Si dispone de reposabrazos regulables en altura, bájelos. Si no, baje la altura del asiento hasta que los reposabrazos quepan debajo, siempre sin adoptar una posición demasiado baja frente el nivel del tablero de la mesa
 
5. No me gusta la forma del respaldo
Se debe a una mala regulación de la altura o inclinación del respaldo, con lo que deberá corregir estas posiciones hasta adoptar una postura cómoda que le permita trabajar a gusto.
 
6. Cuando dejo libre la inclinación del respaldo (contacto permanente), queda demasiado flojo o me empuja demasiado hacia delante
La tensión del respaldo está mal regulada. Apriete o afloje el tornillo de regulación de la tensión del respaldo, que suele estar ubicado debajo del asiento, en posición frontal.
 
7. No dispongo de sitio suficiente en la mesa
Si trabaja en una mesa de pequeñas dimensiones, solicita una con un tablero de, como mínimo, 160 x 80 cm. Organice los elementos de trabajo de forma ordenada, despejando la zona de mayor actividad.
 
8. Trabajo con el ordenador de lado
Coloque el ordenador en una zona de la mesa de manera que usted este siempre de frente al monitor. Si la mesa es pequeña, puede optimizar su superficie incorporando un soporte giratorio elevado para la pantalla
 
9. No tengo sitio para apoyar las muñecas o los antebrazos al teclear
Retrase el monitor hacia el fondo de la mesa, en la medida de lo posible. Si la mesa es demasiado estrecha, solicite un soporte móvil para el monitor. En todo caso, dejar al menos 10 cm. entre el teclado y el borde de la mesa. Se aconseja también incorporar una almohadilla o reposamuñecas al teclado.
 
10. Tengo la pantalla demasiado cerca
Retrase el monitor todo lo posible. Es muy importante que entre la pantalla y los ojos haya una distancia mínima de 55 cm.
 
11. La pantalla está demasiado alta
No es aconsejable apoyar el monitor sobre la CPU.
 
12. Tengo focos de luz que provocan reflejos o deslumbramientos
Solicite que coloquen persianas o cortinas en las ventanas, o pantallas difusoras en las luces del techo. Como medida transitoria, intente cambiar la ubicación de la mesa. En ningún caso, mueva los elementos de trabajo de la mesa sin mover ésta, sobre todo cuando ello implique a trabajar adoptando posturas forzadas.

 

Tomado de: http://www.estrucplan.com.ar

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

CONTACTENOS

No estamos en todo momento. Pero usted puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?